Líderes del Congreso y Trabajadores Avícolas Indignados Por la Propuesta Peligrosa de USDA




February 27 2014

PARA PUBLICACIÓN INMEDIATA

Contacto:

Apreill Hartsfield, Southern Poverty Law Center, (334) 782-6624; apreill.hartsfield@splcenter.org
Darcey Rakestraw, Food & Water Watch, (202) 683-2467; drakestraw@fwwatch.org
Mary Babic, Oxfam America, (617) 517-9475; mbabic@OxfamAmerica.org
Joseph Rendeiro, National Council of La Raza, (202) 776-1566; jrendeiro@nclr.org
Jeff Sheldon, Nebraska Appleseed, (402) 438-8853, (402) 840-7289; jsheldon@neappleseed.org
Sherri Jones, Coalition of Poultry Workers, (601) 899-2327

Urgen a la Administración a tomar Acción

WASHINGTON – El congresista Bennie Thompson y otros líderes del congreso se unieron a los trabajadores agrícolas el día de hoy para urgir a la Administración a parar al Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) de permitir que las plantas procesadoras avícola incrementen la velocidad de las líneas de procesamiento – una decisión que lo más probable causara más lesiones a los trabajadores y amenaza la seguridad del consumidor.

El USDA planea promulgar muy pronto nuevas normas que incrementaran la velocidad de las líneas de un máximo de 140 aves por minuto a 175, a pesar de las numerosas pruebas de que la velocidad de trabajo es el primer contribuyente a las lesiones de los trabajadores. Esta norma – dirigida a una tentativa de “modernizar” la industria – también removería a cientos de inspectores federales de las líneas de procesamiento y los remplazaría con trabajadores de la planta quienes estarían encargados con la responsabilidad de identificar y remover aves contaminadas. No hay requisitos de entrenamiento para estos trabajadores. El USDA es la única agencia federal encargada de controlar las velocidades de líneas de procesamiento en plantas avícolas.

La coalición, dirigida por Thompson (D-Miss.), informó al personal del congreso acerca de los peligros de esta propuesta. La industria avícola de Mississippi directamente emplea a más de 28,000 personas. El estado produjo más de 750 millones de pollos en 2010, situándolo en cuarto lugar entre todos los estados.

“El incrementar la velocidad de la línea no sólo incrementa el riesgo de lesiones a los trabajadores de la línea, sino que también compromete la salud de los consumidores estadounidenses,” dijo el Congresista Bennie G. Thompson (MS – 02). Con más de 28,000 trabajadores avícolas en Mississippi y millones a nivel nacional, el USDA está, sin ninguna necesidad, poniendo en peligro las vidas de millones de estadounidenses. Yo incito a la Administración a actuar rápidamente y parar a USDA de permitir el incremento de la velocidad en las líneas de las plantas avícolas.”

Los trabajadores avícolas y de carne con frecuencia hacen 20,000 cortes o más al día. Estas velocidades de trabajo llevan a lesiones de movimientos repetitivos y debilitantes, tales como síndrome del túnel carpiano. Los trabajadores también sufren de cortaduras con cuchillo y enfermedades respiratorias. Una encuesta reciente del Southern Poverty Law Center (SPLC) de 302 trabajadores avícolas actuales y anteriores en Alabama encontró que un 72 por ciento de los participantes describieron el sufrir graves lesiones y enfermedades relacionadas con este trabajo. Alabama es el tercer más grande productor avícola en la nación.

El reporte de SPLC, Unsafe at These Speeds: Alabama’s Poultry Industry and its Disposable Workers, encontró que con frecuencia los trabajadores atribuían sus lesiones al paso ya castigador de la línea. Algunos de los trabajadores avícolas describieron que en vez de hacer enojar a sus supervisores preferían orinarse en si mismos para no abandonar la línea para ir al baño.

“La gente que trabaja tan duro para producir nuestra comida debería de estar protegida de condiciones peligrosas,” dijo Tom Fritzsche, abogado del SPLC y autor del reporte. “Muchos de estos trabajadores tienen temor de perder sus trabajos si reportan lesiones o piden condiciones de trabajo más seguras. Este silencio permite que las compañías no reporten la tasa de lesiones que son mucho más altas de las que se reportan públicamente.”

No existe una pauta obligatoria para proteger la salud de los trabajadores avícolas. La Administración de Salud y Seguridad Ocupacional de los EE.UU (OSHA) no controla la velocidad de la línea o hace cumplir las reglas de seguridad diseñadas para los peligros específicos en las plantas avícolas. OSHA aún no responde a una petición formal presentada el verano pasado por algunos miembros de la coalición que urgieron a la agencia a crear protecciones en la velocidad de trabajo en las industrias de carne y avícolas.

“Estamos muy preocupados por las implicaciones de la política propuesta por la seguridad y bienestar de los trabajadores y los consumidores,” dijo Hilary O. Shelton, directora de la NAACP Washington Bureau y vice-presidente ejecutivo de políticas y abogacía. “Además, la propuesta de eliminación de inspectores federales de las líneas de procesamiento puede potencialmente llevar a una reducción significativa en la calidad de las aves en nuestros supermercados y restaurants y en nuestras mesas.”

Durante la visita de la coalición a Capitol Hill, los trabajadores avícolas de las plantas compartieron de primera mano a miembros del Congreso y su personal acerca de los peligros del lugar de trabajo. Estos trabajadores incluían a Salvadora Román, quien trabajó por 17 años deshuesando pollos en una planta en Decatur, Ala.

“Mis manos ya no podían mas con la velocidad tan alta de las líneas,” dijo ella. “Ellas se me dormían cuando estaba yo trabajando en la línea. El dolor era tan fuerte que me mantenía despierta durante la noche.”

A Román la despidieron después de no poder presentarse al trabajo por asistir a una cita médica por las lesiones ocasionadas por el trabajo en la planta.

“Por todo el país, los trabajadores avícolas y de carne están sufriendo lesiones permanentes por velocidades de trabajo imposibles,” dijo Omaid Zabih, abogado de Appleseed en Nebraska. “La regla avícola expande un programa piloto que ha tenido verdaderamente resultados preocupantes, tanto para las plantas avícolas como las plantas de carne de puerco. Esta es una dirección peligrosa para la industria avícola y la de carne de puerco pudiera ser la siguiente.”


La posibilidad de que cientos de inspectores federales sean remplazados por trabajadores temerosos de hacer enojar a sus empleadores por disminuir la velocidad de la línea para remover aves contaminadas crea preocupaciones en el Food & Water Watch.

“Este paso no sólo es malo para los trabajadores, es terrible para los consumidores,” dijo Tony Corbo, principal cabildero de Food & Water Watch, una organización nacional de defensores. “Este es el primer paso para desregular las inspecciones de carne, lo cual significa menos protecciones al consumidor y al trabajador. Si esta regla de USDA es implementada, inspecciones de carne más débiles serán siguiente paso.”

Remover a los inspectores federales de las plantas avícolas también crea un conflicto de intereses al permitir a las plantas monitorear sus propias inspecciones de seguridad.

“Comida saludable empieza con lugares de trabajo seguros,” dijo Janet Murguía, presidenta y CEO de National Council of La Raza, quien indicó que de 2 de cada 5 trabajadores avícolas en este país son latinos. “En lugar de avanzar con una propuesta que haría los ya peligrosos lugares de trabajo aún más arriesgados, el Secretario de Agricultura Tom Vilsack y el Secretario de Trabajo Thomas Perez deben de trabajar juntos para mejorar la seguridad de los trabajadores en la industria avícola.”

Parar la propuesta de USDA es también un asunto de protección a los derechos humanos de los trabajadores.

“Los trabajadores avícolas están sufriendo por la alta velocidad de la línea; ya lo que es un trabajo peligroso, con 20,000 movimientos repetitivos, cortando, jalando, tomando las aves o colgando en cada turno,” dijo Minor Sinclair, director de Oxfam America de los EE.UU. “Si se aprueba, esta regla incrementará esto en un 25 por ciento. No es aceptable que nuestro gobierno apruebe condiciones de trabajo que amenazan la seguridad de nuestros alimentos y los derechos humanos básicos de los trabajadores estadounidenses. ”

Otras organizaciones que se oponen a esta regla incluyen el Center for Effective Government, Center for Progressive Reform, Coalition of Black Trade Unionists, Coalition of Poultry Workers, Northwest Arkansas Workers’ Justice Center and Coalition of Black Trade Unionists Western North Carolina Worker Center.

###

Issues:
Geography: