NCLR Y Líderes Nacionales Plantean Soluciones Para Combatir el Hambre y la Obesidad Entre los Niño




November 16 2010

PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
16 de noviembre, 2010

Contacto:
Kara Ryan
Sherria Cotton
(202) 785-1670


Washington, DC—De acuerdo a informes dados a conocer ayer por el Departamento de Agricultura, por tercer año seguido los latinos representan el segmento más grande (el 38.2 por ciento) de niños viviendo con hambre en Estados Unidos. En una tendencia aparentemente contradictoria, los niños latinos también tienen niveles récord de obesidad. La carencia de recursos disponibles para que las familias compren y preparen alimentos saludables sigue siendo una de las barreras más serias para la buena alimentación de los niños hispanos, y es el factor impulsor tanto del hambre como de la propensión a la obesidad infantil.

Hoy en una rueda de prensa, el NCLR (Consejo Nacional de La Raza) –la organización nacional más grande de apoyo y defensa de los derechos civiles de los hispanos en los Estados Unidos– se unió a asociaciones y organizaciones comunitarias de todo el país, para promover las prácticas y políticas prometedoras que puedan ayudar a cambiar el rumbo del hambre y la obesidad infantil y mejorar el acceso de los niños y las familias hispanas a los alimentos nutritivos.

“El NCLR está orgulloso de colaborar con nuestras afiliadas y líderes comunitarios así como con asociaciones a nivel nacional, incluyendo al USDA y la campaña Let’s Move! de la Primera Dama, para pedir soluciones integrales que creen un ambiente donde los alimentos saludables sean asequibles y accesibles para las familias latinas”, dijo Janet Murguía, presidenta y directora general del NCLR.

La rueda de prensa de hoy marcó el final de una serie semanal de investigación de doce partes titulada “Perfiles de Salud de los Latinos: Una Vista Profunda a la Nutrición Infantil (Profiles of Latino Health: A Closer Look at Latino Child Nutrition)”, que examina los factores críticos que afectan la nutrición de los niños latinos, incluyendo la propensión al hambre y la obesidad, así como el acceso de las familias a los alimentos saludables y a otros recursos que juegan un papel importante en los resultados nutricionales de los niños. Abordar los factores sociales y económicos subyacentes que evitan que las familias hispanas tengan constante acceso a alimentos nutritivos a precios razonables será una estrategia clave en la batalla para mejorar la salud futura de los niños.

“Los niños con mala nutrición, ya sea porque pasan hambre en sus casas o porque tienen una dieta poco balanceada que los lleva a subir de peso y a la obesidad, son los niños más propensos a tener problemas de desarrollo y enfermedades crónicas. Y en nuestra experiencia en Mary’s Center, también son los niños más probables a quedarse atrás en la escuela, algo que impacta su capacidad para de tener éxito posterior en la vida”, dijo María Gómez, presidenta y directora general de la clínica Mary’s Center para el Cuidado de la Madre y del Niño, quien dirigió la sesión informativa.
Como muestran los últimos datos de la USDA, casi el 40 por ciento de los niños hispanos vive en hogares con inseguridad alimentaria, lo que quiere decir que sus familias no tienen suficientes recursos para acceder constantemente a alimentos saludables para que todos coman nutritivamente. Las familias latinas frecuentemente tienen que gastar más tiempo y dinero buscando alimentos saludables o preparar comidas menos nutritivas con los alimentos que están disponibles cerca de sus casas. Mejorar el acceso a los programas federales de nutrición, los cuales muestran mejorar la seguridad alimentaria y aumentar la ingestión de nutrientes de los niños es esencial para la estrategia, junto con la inversión en soluciones basadas en la comunidad que permitan conectar a las familias con los programas y recursos que los ayuden a elegir opciones saludables para sus hijos.

“Mejorar la nutrición y salud de todos los americanos – especialmente los niños, es una prioridad muy alta para la administración Obama porque nadie en este país debe vivir con hambre. Nuestros aliados, como el Consejo Nacional de la Raza, son críticos en la lucha en contra del hambre porque están al frente del esfuerzo de ayudarnos a llegar a aquellos que lo necesitan”, dijo Lisa Pino, administradora adjunta del Programa de Asistencia para la Nutrición Suplementaria (SNAP).

También estuvo presente Brenda Alvarado de 17 años de edad, una estudiante de una preparatoria local y paciente del Mary’s Center. Alvarado describió el importante papel que han tenido el acceso al cuidado pediátrico y el consejo nutricional, junto con el apoyo de sus padres, para ayudarle a manejar mejor su peso y sus niveles de colesterol. Ella y sus hermanas gemelas más jóvenes también han recibido ayuda del Programa de Asistencia para la Nutrición Suplementaria para Mujeres, Bebés, y Niños (WIC), que ha sido una fuente vital de alimentos nutritivos para su familia en tiempos de dificultad económica.

Alvarado es una de más de 16 millones de niños hispanos en Estados Unidos. Actualmente representan uno de cada cinco niños en EE.UU., y son el segmento de la población infantil de más rápido crecimiento. Se espera que para el año 2030 representen cerca de uno de cada tres niños.

Como preludio a la rueda de prensa, el Mary’s Center se asoció con los nutricionistas y expertos de alimentación de Aramark para ofrecer un desayuno y una demostración de cocina para los padres y niños latinos. El desayuno fue preparado utilizando los alimentos aprobados por el programa WIC que es financiado federalmente, y su personal estuvo presente para proporcionar información a las familias acerca de la participación en el programa.

“Asegurarnos de que nuestros niños coman alimentos nutritivos y vivan en comunidades sanas no sólo mejorará su propia salud, sino que garantizará un mejor futuro para todos el país”, concluyó Murguía.

###

Issues: Health Care Reform
Geography:California, Far West, Midwest, Northeast, Southeast, Texas